Comprar las mejores camas tipo Montessori

Cama Montessori rosa

Una cama tipo casita preciosa, hecha de pino macizo. Sus medidas son: 100 cm de ancho, 200 cm de largo y 150 cm de alto. Incluye el somier de 90 cm x 190 cm, y cabe perfectamente un colchón de este mismo tamaño.

cama casita de madera

Cama fabricada en madera de pino laminada con acabado en crudo, sin tratamiento. Sus medidas son: 98 cm de ancho x 198 cm de largo x 197 cm de alto. Ideal para colchón de 90 x 190. También disponible una versión más pequeña para colchón de 70 x 140. 

Casita en muchos tamaños

Es una cama tipo casita hecha de pino de alta calidad. Dispone de varios tamaños para todo tipo de colchón: 140x70cm, 160x80cm, 190x90cm, 200x90cm, 190x135cm. No lleva somier, el colchón va directamente sobre el suelo. 

Cama casita con barreras

Cama de suelo tipo Montessori, hecha a mano, con acabado blanco. Dispone de barreras para mayor seguridad. La cama mide 200 cm de largo y 90 cm de ancho.

Cama tipi pequeña

Esta cama de madera de fresno viene en color natural y la zona superior de color blanco. Es tamaño cuna, sus dimensiones son: 148 cm de largo x 79 cm de ancho x 124 cm de alto. Compatible con colchón de 70 cm x 140 cm.

cama Tipi varios tamaños

Esta cama de madera de pino esta acabada en blanco mate. Varios tamaños: pequeño (colchón de 70  x 140), mediano (80 x 160) y grande (90 x 200). Incluye los listones y el colchón no toca directamente al suelo.

Cama baja de madera

Esta cama es de madera de pino, pulida y natural. Está disponible para colchones de varias medidas: 60 x 120cm , 90 x 200 cm, 100 x 190 cm y 100 x 200 cm.

Estructura cama baja

Para los más minimalistas, una simple pero resistente estructura metálica para colchón de 90 x 190. Sus tacos superiores garantizan la estabilidad del colchón. Tapizada con tejido airfresh transpirable. Su altura total es de 30 cm.

Por qué tener una cama Montessori?

Uno de los principios esenciales de la educación Montessori es promover en los niños su autonomía. El objetivo es que los peques puedan descubrir su entorno con la mayor independencia posible, teniendo un papel activo en su proceso de aprendizaje. 

Para que esto sea posible, es necesario disponer de muebles adaptados a su altura, y uno de los muebles más importantes es la cama. 

 

¿Cómo es una cama montessori?

Las camas Montessori son camas de altura baja, prácticamente a ras del suelo. Puede ir desde lo más minimalista (un colchón al suelo, o colocado encima de una estructura baja) hasta diseños mucho más divertidos, como una casita o un tipi.

Lo importante es que la cama esté a una altura suficientemente baja para que el niño/a pueda subir y bajar de ella con facilidad, con absoluta libertad y sin peligro. 

Generalmente las camas montessori están hechas de madera y pueden estar pintadas o no. Muchos papás eligen comprarlas sin pintar y así, pintarlas ellos mismos con los tonos o decoraciones que desean. Esto hace que la cama sea aún más original si cabe.

El tamaño de las camas montessori depende de la edad de los niños. Generalmente se empieza con una camita pequeña, para la etapa de 4 a 24 meses (eso en caso que no hagáis colecho). Posteriormente se suele pasar a una cama que ya le sirva durante toda su niñez. Esa segunda cama ya puede ser un poco más alta. De todas maneras, cuando los niños se acostumbran a las camas bajas las prefieren, sobre todo cuando se trata de diseños tan bonitos como los de cama-casita o cama-tipi.

 

¿Qué beneficios tienen las camas montessori?

Existen muchos beneficios. Algunos ya los hemos mencionado, vamos a ahondar un poco más en ellos.

  • Favorecen su independencia y autonomía. Una cama montessori está adaptada a la altura del niño/a para que, desde bien pequeñito, pueda subir y bajar de ella. Así los niños pueden acostarse cuando se sienten cansados sin necesidad de pedirle a su mamá o papá que les suba. Por otro lado, pueden bajarse de la cama cuando despiertan sin necesidad de llorar para que alguien les saque. Todo esto facilita su autonomía, su toma de decisiones y su autoregulación sueño – vigilia. 
  • Ofrecen un extra de seguridad. Como estas camas son bajas, el peligro de que los niños caigan al suelo cuando intentan bajar de la cama es mínimo. Podrían caer, sí, pero la altura es tan baja que no se harían ningún daño. Al contrario de lo que ocurriría en una cama más alta, o aún peor, en una cuna con barrotes. Para los papás, saber que su peque no se caerá mientras duerme o cuando se levanta les ofrece una tranquilidad que no tiene precio. 
  • Favorecen la exploración del entorno y el aprendizaje. Los niños que duermen en camas montessori tienen mayor libertad para moverse. Si se despiertan, no necesitan llorar y esperar a que alguien les saque de la cama. Pueden moverse por su dormitorio (adaptado también), entretenerse con algún juguete o dirigirse hasta donde estén sus papás. Aprenden antes sus posibilidades y no dependen tanto del adulto.

 

Si te estás planteando seriamente adquirir una cama montessori, te recomendamos que leas esta reseña sobre la que consideramos como la mejor cama Montessori del 2019.

Otras secciones que podrían interesarte

Si quieres adentrarte en la filosofía Montessori, te recomendamos que visites estos productos:

Cama Montessori
4.6 (92.73%) 11 votes