Instagram está lleno de Arcoiris Waldorf. Al menos en mi feed. Fotos de arcoiris de madera preciosos, con esos colores vibrantes. Son una decoración para la habitaciones infantil preciosa, pero, ¿de verdad son un juguete que gusta a los niños? ¿Qué se puede hacer con él?

Pues he estado investigando sobre los arcoiris Waldorf y sí, la verdad es que como juguete tiene todo lo que podemos desear.

  • Al no tener una utilidad concreta, el arcoiris Waldorf deja libertad a los niños para inventar sus propios juegos (construir estructuras variadas, preparar escenarios, poner en práctica el juego simbólico…). Este tipo de juguetes son estupendos para favorecer la creatividad y la inteligencia de los niños.
  • Es un juguete que exige un control de las manos y movimientos muy preciso. Por eso, un arcoiris Waldorf es estupendo para ir trabajando la capacidad de precisión y coordinación en casa en forma de juego.
  • Su tacto y sus colores son un estímulo muy positivo para los niños. Es un juguete que les encanta visualmente, y les pone en una actitud activa, en la que son ellos los protagonistas. Algo que es muy necesario hoy en día, con la casi adicción que tienen a las pantallas y la actitud pasiva que eso provoca. Estos arcoiris tan vistosos son una excusa perfecta para sentarnos en el suelo, apagar todas las pantallas y dejarnos llevar por nuestra imaginación.
  • Facilita la comprensión de conceptos matemáticos como por ejemplo la simetría, la estabilidad y el equilibrio.
  • Favorece un pensamiento lógico y una capacidad de planificar, establecer hipótesis sobre qué ocurrirá, sacar conclusiones… Es decir, el arcoiris waldorf, igual que muchos otros juegos similares (sin una utilidad concreta, que favorecen el juego libre) fomentan el pensamiento científico.

Por eso es un juego que todos los papás deberíamos ofrecer a nuestros hijos. Lo pueden disfrutar a partir de los 2 años, y seguirá siendo un juguete adorado hasta mucho más allá, porque los retos que se planteará con el arcoiris irán evolucionando.

¿Qué arcoiris waldorf comprar?

Pues he estado haciendo una búsqueda intensiva y finalmente me quedo con los cinco mejores arcoiris de madera, bajo mi punto de vista. Aún estoy terminando de decidirme entre cual de ellos compraré… Pero sea cual sea, sé que acertaré porque los cinco tienen reseñas súper positivas.

Arcoiris Waldorf Grande

ArcoIris Waldorf de Grimm's Holz Design
Un arcoiris apilable grande de 12 piezas. La más grande mide 38 cm de ancho y 18 cm de alto. Es un producto europeo, y por las más de 80 opiniones positivas, estoy convencidísima de su alta calidad.

Arcoiris Waldorf pequeño

Pequeño ArcoIris Waldorf
De la misma marca que el anterior, y por lo tanto, de la misma calidad, este arcoiris Waldorf se compone de solo 6 piezas, siendo la más grande de 17 cm de ancho x 9 cm de alto. En el mismo enlace puedes encontrar una versión todavía más reducida, de 10,5 cm x 5 de alto.

Arcoiris de tonos pastel

ArcoIris grande en tonos pastel
También de Grimm's Holz Design, este arcoiris es idéntico al que os he mostrado en primer lugar, de 12 piezas y 38x17,5 de tamaño. La diferencia está en los colores de la madera. En este caso, unos tonos pastel claro preciosos.

Arcoiris Waldorf pastel pequeño

ArcoIris pequeño en tonos pastel
De la misma marca, para variar... En este caso, es el mismo modelo en tonos pastel pero tamaño pequeño. Son 6 piezas, de 17cm la más grande.

Arcoiris de 12 piezas y complementos

ArcoIris con complementos
El único que no es de la marca Grimm's. En este caso es de Little Star Toys, y aunque tiene pocas valoraciones, todas son muy buenas. Lo que me gusta de este, es que puedes añadir al pedido otros complementos, en concreto semicirculos de madera que sirven de piso para los arcos (o para lo que se os ocurra, vaya...)

¿Cuál te ha gustado más? Si aún tienes dudas, entra en alguno de ellos y mira las opiniones que tienen. Todos son arcoiris de calidad, y a las familias les encanta!

Yo creo que ya tengo mi decisión tomada…

Me voy a quedar con el primer modelo que te he enseñado, el Arcoiris Waldorf grande. Los colores vivos me gustan y ya que compro uno, que sea el grande, no?

En este vídeo puedes ver todas las estructuras que se pueden llegar a hacer con el arcoiris grande de 12 piezas.

¡Alucinante!

Qué tamaño de arcoiris Waldorf elegir

El más popular es el tamaño grande, porque permite hacer figuras enormes que encantan a los niños. Y lo bueno es que, una vez encajadas todas las piezas, tampoco es tan grande, se puede guardar bien en una estantería.

Para que te hagas una idea, los 38 cm de ancho de la pieza más grande es similar a la longitud de tu antebrazo. La gracia de este arcoiris es que, al tener 12 piezas, ofrece una gama cromática muy completa. Además, permite hacer muchas más construcciones, más complejas y variadas que con el arcoiris de 6 piezas.

A qué edad puedo empezar a utilizar el arcoiris waldorf?

A partir de los dos años puede ser un buen momento.

No esperes que realicen construcciones complejas, ni que las mantengan mucho tiempo estables. Pero en estos primeros momentos el arcoiris waldorf será un juguete manipulativo y sensorial ideal. El tacto de la madera, sus colores, su aroma, y sus formas le encantarán.

Hasta que edad lo va a usar?

Pues la verdad es que es un juguete que puede durar muchos años, ya que al ser tan “abierto”, ofrece muchísimas posibilidades. A medida que los niños crecen y ganan en coordinación y precisión manual, pueden empezar a hacer construcciones complejas como las que se ven en el vídeo.

Pero no acaba ahí. El arcoiris se puede convertir en el escenario para cualquier tipo de representación (casitas de muñecas, una ciudad, un circuito por el que hacer pasar los coches, un laberinto…).

Esto les da muchas posibilidades y un niño o niña de 10 años puede seguir disfrutándolo. Así que la inversión merece la pena.

ArcoIris Waldorf de Grimm's Holz Design
Un arcoiris apilable grande de 12 piezas. La más grande mide 38 cm de ancho y 18 cm de alto. Es un producto europeo, y por las más de 80 opiniones positivas, estoy convencidísima de su alta calidad.

Por qué está tan de moda el arcoiris waldorf

En primer lugar, porque entra por los ojos. Atrae las miradas de niños y adultos. Nadie queda indiferente ante su belleza. Pero lo cuestión va mucho más allá. Es un juguete que, aunque en un primer momento parece simple, cubre muchísimas facetas de juego y posibilidades. Se dice que el arcoiris waldorf cumple con todos los requisitos que debe tener un juguete de calidad:

  • Es ecológico. La madera y sus tintes naturales son respetuosos con el medio ambiente.
  • Dura muchos años. No solo por que los niños lo aprovecharán durante mucho tiempo, sino por la calidad de sus materiales, que hacen que por mucho que se caiga, no se rompa. Eso es por la calidad de la madera maciza (si lo compráis en los enlaces indicados os asegurais de esta calidad). 
  • Es un juguete poco definido, también llamado abierto. Esto significa que no responde a un solo uso. Así que permite a los niños hacer con él lo que su imaginación desee.  
  • Es ligero y muy fácil de manipular. Si quieres que tu hijo más pequeño juegue con él, pero crees que el arcoiris grande será demasiado, puedes presentarle primero las seis piezas más pequeñas, y cuando tenga 3 años aprox. presentarle las que faltan. Así, ya se habrá familiarizado con el juguete y estará preparado para disfrutar de su versión extendida.
  • Sus colores vivos son muy estimulantes, a la vez que sencillos. No queremos estimular a los niños con lucecitas, sonidos irritantes o multiples opciones (como suele ocurrir con los juguetes de plástico). Pero sí nos gusta que nuestros hijos se entretengan con algo fascinante. Pues el arcoiris waldorf es ideal para eso.
  • Es súper simple. Y eso encanta a los niños. Por eso, muchas veces disfrutan más con una caja de cartón que con el juguete que hay dentro. Porque la caja permite convertirse en lo que ellos deseen. Pues lo mismo sucede con el arcoiris waldorf. Puede ser un puente, un circuito, un tobogán, una mecedora…
  • Es un juguete que fomenta la creatividad, la inteligencia y la concentración. Al permitir tantas posibilidades, los niños siempre quieren inventar algo nuevo con el arcoiris. Planean, ponen a prueba sus ideas, se motivan, y comprueban fascinados lo que han sido capaces de lograr. Es un juguete que siempre les ofrece un reto y una satisfacción, y que les ayuda a reponerse ante la frustración, porque a medida que intentan eso que quieren lograr, se van volviendo más capaces. Requiere paciencia hacer según que construcciones, pero siempre hay motivos para volver a intentarlo, o intentarlo diferente.
  • Es un juguete que tanto sirve para jugar solo como en grupo. Si tienes un hijo/a único/a podrá entretenerse solo la mar de bien. Y si hay más niños, entre todos pueden colaborar para hacer las estructuras que se imaginen. Les ayuda a comunicarse, a coordinarse y a trabajar en equipo.
ArcoIris con complementos
Es de Little Star Toys, y aunque tiene pocas valoraciones, todas son muy buenas. Puedes añadir al pedido otros complementos: semicirculos de madera que sirven de piso para los arcos

Sobre la pedagogía waldorf

Esta pedagogía se basa en la idea de que cada personita es única, y que aprende a través de la experientación y sus propias vivencias. Por eso, los juguetes Waldorf son manipulativos, y permiten utilizarse con multitud de propósitos. El Arcoiris waldorf es, quizás, el más conocido de todos, pero existen mucho más juguetes de este estilo. Esta pedagogía respeta el ritmo de desarrollo de los niños y pretende estimular sus habilidades de forma autónoma. Se pretende, así que los niños se sientan libres y seguros para explorar y aprender, desarrollando su autoestima a medida que avanzan.

Este es nuestro arcoiris waldorf favorito:

ArcoIris Waldorf de Grimm's Holz Design
Un arcoiris apilable grande de 12 piezas. La más grande mide 38 cm de ancho y 18 cm de alto. Es un producto europeo, y por las más de 80 opiniones positivas, estoy convencidísima de su alta calidad.

Última actualización el 2019-12-06 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados