La pedagogía Pikler, al igual que la pedagogía Montessori, es una forma de acompañar el crecimiento de los niños que se centra en su curiosidad natural y en sus propias capacidades de desarrollo. Emmi Pikler, la pediatra que desarrolló esta pedagogía, defendía que los bebés, para desarrollar todo su potencial, solo necesitan espacio, libertad de movimiento y ropa cómoda

Durante toda su carrera investigando cómo los adultos influimos en el desarrollo de los bebés, se dio cuenta de lo importante que es permitir a los niños conquistar su propio desarrollo a través del movimiento libre.

Pikler da por hecho que los niños son capaces de dar los pasos evolutivos adecuados en el momento en el que están preparados, sin necesidad de forzarlos ni tratar de acelerarlo. Cuando esto ocurre, los bebés aprenden a conocerse a sí mismos y su desarrollo es mucho más armónico y adecuado. 

Hoy en día, las mamás y papás nos estamos volviendo cada vez más conscientes de todo esto, y son muchas las familias que ponen en práctica esta metodología para permitir a sus hijos desarrollarse de la mejor manera posible.

Si te estás iniciando en la pedagogía Pikler, he preparado este artículo para que puedas saber todos los conceptos básicos y ponerla en práctica en el hogar.

Pedagogía Pikler: el movimiento libre y los estímulos que beneficiarán a tu bebé

El espacio

Todos los bebés y los niños necesitan un espacio de juego. Una zona preparada, libre de obstáculos, donde el bebé se sienta seguro y tenga libertad para explorar a su antojo.

Se trata de crear un entorno en el que podamos reducir al máximo los “no” de los papás: “No toques eso”, “no te metas ahí”, “cuidado con esto”, etc. Ese espacio debe permitirle al bebé tocarlo todo con seguridad y moverse con libertad

Es importante que el suelo de este espacio sea cálido y cómodo. Por ejemplo, si el suelo es de baldosas frías, conviene cubrirlo con alguna alfombra como éstas:

Rebajado
Alfombra de terciopelo gruesa
Esta alfombra es una auténtica gozada. Su tacto suave y su grosor la hacen ideales para que los bebés exploren su entorno con comodidad y seguridad. Disponible en diferentes medidas y colores.

Rebajado
Alfombra puzzle
Una alfombra que puedes montar y desmontar, adaptándola al espacio disponible. De materiales plásticos No tóxicos, su tacto es suave y grueso. Se compone de 18 piezas, de 30 x 30 cm cada una, y está disponible en varios colores.

Movimiento libre

La posición de partida siempre es con el bebé boca arriba, encima de la alfombra. Al principio el bebé sólo moverá sus manos y piernas. Poco a poco, irá siendo capaz de realizar otros movimientos, como girarse boca abajo, alcanzar algún objeto cercano que habrás dejado para motivarlo, y más adelante incorporarse, sentarte y desplazarse. 

Durante todo este proceso, es importante no hacer nada para forzar estos progresos. Simplemente estar ahí, observar, comunicarnos con el bebé y ayudarlo solo cuando sea obvio que necesita nuestra ayuda. El bebé avanzará por sí mismo cuando esté preparado para ello. 

Por ejemplo, si le vemos frustrado porque no puede volver a la posición inicial le indicamos que estamos ahí con él, que si nos necesita le ayudaremos, pero solo lo haremos cuando realmente sea incapaz de hacerlo por sí mismo. 

En muchas ocasiones, nos sorprenderemos al ver que finalmente lo logra solito, y ahí radica la esencia de esta pedagogía. Para el bebé, habrá sido un gran éxito, un aprendizaje valioso acerca de sí mismo, de su cuerpo y de sus posibilidades. Para los papás, todo un orgullo y una muestra de que a veces nos avanzamos y los sobreprotegemos en exceso, cuando en realidad no es necesario.

No es necesario proponerle actividades. Simplemente dejar algunos objetos o juguetes cerca para que el niño, por sí mismo, tenga la iniciativa de alcanzarlos.

Tampoco hace falta darle indicaciones sobre como hacer las cosas. El bebé, mediante su exploración y su práctica, descubrirá la manera de hacerlo. Igual no es la que nosotros consideramos correcta. Pero es su propia manera, que irá evolucionando a su ritmo. 

Como ves, se trata de respetar su ser, sus capacidades y sus iniciativas. En el movimiento y la actividad, los bebés se expresan, se descubren a si mismos, piensan y aprenden. Se relacionan con el espacio, consigo mismos y con el mundo que les rodea, siempre acompañados de sus papás, que les dan la seguridad sin interferir en su proceso.

Para ello, recordamos lo importante que es que el entorno sea seguro y que no suponga una frustración constante. Así los papás podrán mantenerse al margen la mayor parte del tiempo sin intervenir. 

Cuidado con la interpretación de todo esto. No significa que no nos comuniquemos con nuestro bebé, o que le dejemos todo el tiempo a su aire sin entrar en contacto o sin darle los cuidados que necesita. Todo lo contrario. El bebé tendrá momentos de actividad independiente, pero también muchos momentos de contacto y muchas necesidades que los adultos cubrirán con amor y apego. Seguir esta pedagogía es totalmente compatible con portear al bebé en brazos, mimarlo mucho y hacer por él todo lo que aún no puede hacer por sí mismo.

Mobiliario Pikler: como favorecer el desarrollo de los bebés

Existen un montón de muebles Pikler que, si se dispone del espacio suficiente, sería maravilloso comprar. 

Muchos de estos muebles los diseñó Emmi Pikler para estimular el movimiento de los niños a los que atendía en la Casa-Cuna Lóczy. Estos muebles han ido evolucionando con los años, pero su utilidad sigue muy vigente. Algunos nos pueden recordar a los elementos que encontramos en parques infantiles, con la diferencia de que, en este caso, son para su uso en interior.

Triángulo Pikler

Uno de los muebles más conocidos es el triángulo de Pikler. Aquí puedes ver algunos ejemplos.

Triángulo de Pikler
Hecho en madera de álamo de máxima calidad, pintado con pintura ecológica y construído artesanalmente. Recomendado para niños de 6 meses a 5 años. Se puede plegar para guardarla en poco espacio. Puedes añadir las rampas o comprar sólo el triángulo.

Triángulo de Pikler
Fabricado artesanalmente en España, las medidas de este triángulo de Pikler son de 80x80x70 cm. Está hecho en madera natural (sin tratamiento adicional) y se puede plegar para guardarlo cómodamente.

Triángulo de Pikler
Del mismo fabricante que el primer modelo, este es algo más económico, pues no está pintado, solo tratado con cera ecológica, y, como en el primer caso, se le pueden añadir las tablas adicionales.

Triángulo de Pikler grande
Del mismo fabricante que el primer modelo, este es el modelo más grande y alto, ideal para niños un poco mayores (de 3 a 6 años). Pintado y encerado, se le pueden añadir las rampas adicionales, y sus medidas son de 120 cm de alto, 125 cm de longitud y 80 cm de ancho.

Esta estructura de madera es súper interesante, pues permite a los niños y niñas desarrollar un sinfín de habilidades motoras. El  triángulo de Pikler permite escalar, trepar, balancearse, fortalecer sus músculos, controlar el equilibrio, el coraje y la superación. Además, se convierte en un mueble ideal para el juego simbólico. El triángulo de Pikler puede ser una casita, un árbol, un barco pirata, un castillo… 

Las rampas añaden muchas más posibilidades, ya que por ellas el niño puede gatear, bajar como si fuera un tobogán, hacer circuitos, y en definitiva, descubrir sus propios límites. Se puede comprar la rampa Pikler a parte:

Rampa Pikler
Rampa para acompañar al triángulo pikler o al balancín. Reversible, por un lado lisa, para usarla como tobogán o escalada libre, y por el otro lado con escalones de escalada.

Puede que a los papás nos de cierto miedo que el bebé pueda caerse, o que la utilice sin estar preparado. Pero lo cierto es que el bebé que aún no pueda trepar por el triángulo Pikler, simplemente no lo hará. Lo explorará, se interesará, y poco a poco irá probando movimientos hasta que esté preparado. Si tu estás a su lado, no hay que temer que se lastime.

Además, la altura del triángulo se puede ajustar, poniéndolo muy bajito al principio y elevandolo a medida que gane seguridad y equilibrio. 

Por último, aunque parece que es un gran mueble, en realidad ocupa poco espacio cuando está plegado, pues se recoge sobre sí mismo como una silla plegable. Así, lo podemos guardar cuando no lo necesitamos o queremos realizar otra actividad sin obstáculos.

Si quieres un triángulo de Pikler grande, de esos que más bien parecen un gimnasio o un tobogán del parque, no te puedes perder el siguiente modelo:

Ugi-Bugi, Triángulo Pikler grande
Este gimnasio infantil de madera de álamo pulida y encerado con cera ecológica es muy resistente. Ideal para niños a partir de los 6 meses, se puede utilizar hasta los 8 años perfectamente, o hasta 70 kilos de peso. La altura del triángulo es de 150 cm, la anchura total es de 85 cm y la longitud es de 128 cm. Se le puede agregar la rampa y la escalera. Se puede guardar plegado para que no ocupe espacio.

Cubo Pikler

Otro de los muebles Pikler más conocidos son los cubos Pikler. Comprar un cubo Pikler es interesante, y todavía más comprar un conjunto de 3 o 4 cubos, porque la gracia es crear circuitos para que los niños los vayan explorando. 

Estos son algunos de los cubos Pikler que puedes comprar:

Cubo Pikler
Tiene dos grandes aberturas circulares para atravesar el interior del cubo, y dos paredes con barras para practicar todo tipo de movimientos y favorecer el desarrollo motor. Tamaño de 42 cm cúbicos.
Cubo Pikler
Un modelo muy similar al anterior, pero con dos aberturas circulares y dos paredes lisas. Tamaño de 42 cm cúbicos.
Conjunto de 4 Cubos Pikler
Si quieres crear el circuito completo, este conjunto es lo que necesitas. Madera natural de abeto, con esquinas redondeadas. Diferentes combinaciones de paredes, algunas con barras, otras lisas y otras con abertura circular, para que puedas crear multitud de circuitos y que siempre supongan un reto para su desarrollo e inteligencia.

Los cubos o cajones Pikler no solo sirven para pasar por el interior, sino que también pueden girarse y utilizarlos para trepar y saltar. Los laterales con barrotes ayudan a los niños a levantarse solos si todavía no se mantienen de pie solitos. Se pueden usar también en combinación con el triángulo Pikler para crear diferentes circuitos y laberintos.

Eso sí, en cuanto al espacio que ocupan, no son tan fáciles de guardar como el triángulo Pikler, porque no se pueden plegar. 

Balancín Pikler

El balancín ofrece muchas posibilidades de juego y de desarrollo motriz. Si el niño se coloca encima, puede practicar el equilibrio y el balanceo. Si el balancín se coloca boca abajo, puede servir como un puente por el que pasar por debajo o para trepar por encima. Además, presenta muchas posibilidades a nivel de juego simbólico. Puede ser una cuna, un mostrador, un puente, un castillo, la casa de las muñecas, etc. 

Estos son los modelos de balancín Pikler que puedes comprar:

Balancín Pikler
Un balancín artesanal, hecho en madera, que se puede elegir al natural o barnizado. Sus medidas son 80 cm de longitud, 45 cm de altura y 40 cm de ancho.
Tabla curva Pikler
En este caso, se trata de una tabla que permite muchas posibilidades al desarrollo motor y a la imaginación del niño/a. Sus medidas son 37 cm de ancho x 105 cm de longitud. Se recomienda a partir de los 12 meses de edad.
Tabla curva Pikler en diferentes medidas
Esta tabla curva se fabrica en diferentes medidas. Starter (0-2 años, 70 cm largo x 26cm de ancho), Original (0.4 años, 90 cm x 28 cm), Large (0 - 99 años, 104 cm x 33 cm), y Extra large. Además, puedes grabar el nombre que desees para que sea totalmente personalizada.

El balancín o tabla curva ayuda a desarrollar la coordinación espacio-temporal de los niños, facilita una postura correcta y favorece el equilibrio y el control del cuerpo y el movimiento, siendo muy útil para asentar la conciencia corporal. Entrena la coordinación, estimulando el sistema vestibular y fortaleciendo el tono muscular. 

Otros juguetes y materiales de la pedagogía pikler

Muchas familias no tienen tanto espacio en su hogar para incorporar mobiliario Pikler, aunque si tienes posibilidad vale mucho la pena. En caso que no, la pedagogía Pikler se puede aplicar igualmente. Al final, se trata de ofrecerle objetos seguros y superficies estables donde se le planteen retos adecuados a sus posibilidades, sin limitar sus movimientos ni su iniciativa. Eso sí, siempre estando cerca para garantizar su seguridad y su confianza. 

Si quieres algún otro juguete que vaya en sintonía con la pedagogía Pikler, puedes hacerte con un cesto de los tesoros, como alguno de los siguientes:

Cesto de los tesoros
Este cesto de los tesoros se compone de 14 figuras de madera diferentes, 100% naturales sin tratamiento, para que pueda experimentar reconociendo formas, pesos, tamaños… y se le planteen retos al querer alcanzar esos objetos y jugar con ellos. Ideal a partir de los 6 años, cuando ya se mantiene sentado.

Cesta de  tesoros
Esta cesta es mucho más colorida y presenta diferentes texturas además de la madera, para que pueda explorar con sus manos las diferentes sensaciones y se sienta atraído por los colores.

Otro juguete clásico es la pelota Pikler

Pelota Pikler
Pelota realizada en junco natural, sin barniz ni pegamento, diseñada con aberturas para facilitar su agarre, permitiendo al bebé libertad de movimiento, y facilidad de uso. Ideal para estimular el gateo, pues el bebé querrá tirarla y perseguirla de forma natural.

Este tipo de pelotas son muy adecuadas para los bebés, ya que no solo facilitan el agarre de la misma, sino que además, por su forma, no se desplazan muy lejos. Así los bebés no se frustran por tener que gatear demasiado lejos para alcanzarla. 

Y a partir de aquí, las posibilidades son tantas como tu creatividad te permita. En general, todo tipo de materiales desestructurados, es decir, sin una utilidad clara o concreta, serán los más interesantes. Los bebés podrán explorarlos libremente y usarlos como les apetezca. 

La madera tiene una presencia importante, igual que ocurre en el método Montessori, pero todo tipo de materiales y texturas serán bienvenidas, especialmente si son naturales. Telas, tapas metálicas, cuencos, coladores, conchas grandes, piedras… Al ofrecer diversidad de formas y materiales, la estimulación de todos sus sentidos estará garantizada (tacto, olfato, gusto, oído y vista). 

No hace falta llenar su habitación o sala de juegos de materiales. De pequeños habrá bastante con dos o tres objetos, y poco a poco podemos ir añadiendo más.

Recuerda que no se trata de poner los materiales muy lejos, sino al contrario. Déjalos a una distancia suficiente para que pueda alcanzarlos fácilmente y deja que los utilice como le apetezca. 

Por último, como decía Emmi Pikler, todo lo que necesita un niño es espacio, libertad de movimientos y ropa cómoda. Así que vamos a por este último requisito de la pedagogía Pikler, que aunque parece lógico y un poco absurdo mencionarlo, no lo es en absoluto.

La ropa debe ser amplia, de materiales suaves y flexibles. Así, sus movimientos no se verán limitados por la ropa. La calidez del materia y la comodidad son imporantes para que el niño no sienta ninguna molestia y pueda utilizar su cuerpo con libertad.

Los bodys o peleles serán la mejor opción, aunque un conjunto de dos piezas también puede funcionar, siempre y cuando no lleve demasiados añadidos que puedan molestar. Apuesta por los básicos, siempre funcionan. Aquí algunas ideas:

Rebajado
Pijama bebé
Diferentes estampados, todos ellos adorables, pero lo más importante, cómodos. 100% algodón, y en tamaños desde 0 meses a 12 meses.
Bodys bebé
Diseño muy bonito y de tonos suaves, 100% algodón, muy cómodo. Tamaños disponibles hasta 4 años.
Rebajado
Conjunto bebé
Conjunto divertido de tres piezas, pantalones con cintura elástica y cardigan de algodón. Diferentes tallas disponibles.

En cuanto al calzado, en general se recomienda que los niños vayan descalzos por la casa durante los primeros años, aunque todo dependerá de la temperatura y del tipo de suelo. Si el suelo no es de madera lo mejor es tener una alfombra, no solo para que sus pies estén calientes sino por la comodidad que sentirá también en sus rodillas y manos. 

Para que gatee por el resto de la casa, puedes comprar unos zapatos de gateo con el empeine antideslizante, para que pueda gatear y estar de rodillas con total comodidad, sin sentir frío ni resbalarse.

Zapatos de gateo
Textura de calcetín hecho en algodón con suela antideslizante. Muchos modelos para elegir y diferentes tallas.
Zapatitos de gateo
Otra versión de calcetines de gateo con suela antideslizante, varios diseños y tallas para elegir.
Rebajado
Calcetines de gateo
Textura elástica y suave como la de un calcetín de algodón y suela antidelizante hasta el empeine. Diferentes diseños y tallas.

Espero que toda esta información te haya servido para saber cómo poner en práctica la pedagogía Pikler. Si quieres saber más, te recomiendo el libro de Emmi Pikler, con el que podrás profundizar mucho.

Rebajado
Moverse en libertad: Desarrollo de la motricidad global
Libro escrito por Emmi Pikler muestra como el niño aprende a sentarse y a andar sin que nadie se lo enseñe, y que su desarrollo se da de forma espontanea mediante la actividad autónoma. El libro ofrece mucho material para la reflexión y tambien para la actuación.

Última actualización el 2019-12-06 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados