Este es el análisis que hice antes de comprar nuestra torre de aprendizaje y las conclusiones que sacamos tras la compra. Espero que te ayude a elegir la torre de aprendizaje que quieras comprar.

Cuando una familia se plantea la compra de una torre de aprendizaje, toca analizar muchas opciones distintas teniendo aspectos como la seguridad, el espacio disponible en casa, el precio y la calidad de la misma.

Por ello, he preparado este artículo con un análisis de las que considero las tres mejores torres de aprendizaje, basándome en los tres aspectos básicos que he utilizado antes de decidirme por la que hemos comprado en casa. Al final del post te cuento cual ha sido nuestra decisión final y las conclusiones.

1. La torre de aprendizaje más económica

Torre de aprendizaje máxima seguridad
Esta torre de aprendizaje es de tacto muy suave pulido y tiene mangos cómodos para facilitar el ascenso y descenso. Máxima seguridad lateral y sistema antiescalada. Medidas: 40 x 39 x 90 cm.

Esta torre de aprendizaje es la más económica que he encontrado, teniendo en cuenta que los gastos de envío son gratis (hay otra que vale 99 pero hay que añadirle 26€ de gastos de envío, con lo que termina saliendo más cara que ésta, además de ser más feúcha para mi gusto.).

Así que en nuestro caso, si tenemos que ir a por precio, esta será la elegida. Entonces entran otros detalles a tener en cuenta, porque si es muy barata pero poco segura, práctica o de un diseño que no nos gusta, tendríamos que descartarla, pero no es el caso!

  • A nivel de diseño, es una de las más originales que hemos visto. De líneas curvas, un color de madera natural precioso… Vamos, que visualmente nos encanta y encaja muy bien con el estilo de los demás muebles que tenemos en casa.
  • A nivel de seguridad también está muy bien. Los laterales están cerrados para evitar posibles caídas, y cuenta con un sistema antiescalada, es decir, un diseño que evita que los niños puedan subir más allá del escalón habilitado. Es muy estable y tiene todos los cantos redondeados.
  • A nivel de espacio, está bastante bien ,ya que no es excesivamente voluminosa. Tanto de ancho como de largo mide unos 40 cm, y habiendo medido las dimensiones de nuestra cocina y nuestro baño, cabe perfectamente. La altura de esta torre de aprendizaje es de 90 cm, y permite ajustar la altura del piso donde se colocará el niño, a 25 cm del suelo o a 50.

Los únicos inconvenientes que le vemos a esta torre de aprendizaje es que no se puede plegar para guardarla cuando no la usemos, y que no se pueda convertir a escritorio, como hemos visto en otros modelos. Pero por todo lo demás, es una de nuestras favoritas. Te la vuelvo a dejar aquí para que entres a mirarla con más detalle:

Torre de aprendizaje máxima seguridad
Esta torre de aprendizaje es de tacto muy suave pulido y tiene mangos cómodos para facilitar el ascenso y descenso. Máxima seguridad lateral y sistema antiescalada. Medidas: 40 x 39 x 90 cm.

2. La torre de aprendizaje más práctica

Torre convertible
Esta torre de aprendizaje no solo sirve para elevar a los niños sino que también se puede plegar para convertirse en un escritorio con silla. Madera de abedul y acabado con pintura al agua. Medidas: 90 cm de alto, 38 m de ancho y 40 cm de profundidad.

Esta torre de aprendizaje nos tiene enamorados. Está disponible en varios colores, aún no sabemos cual elegir si finalmente nos la quedamos. La consideramos la más práctica porque se puede convertir rápidamente en un escritorio, así que mientras no la usemos como torre de aprendizaje se quedará en la habitación de nuestro peque a modo de silla y mesa (aún no tenemos silla y mesa para él, así que de esta forma mataríamos dos pájaros de un tiro). Incluso para que meriende lo que ha preparado… Le vemos muchas posibilidades, la verdad.

  • En cuanto al precio, pues la verdad no es de las más económicas, pero viendo que le sacaríamos más provecho por ser una torre de aprendizaje convertible a pupitre, no nos parece tan cara. Hay otras más caras que no se pueden convertir, así que está muy bien.
  • A nivel de seguridad, nos parece más que correcta. Cantos redondeados, buena estabilidad…

Como inconveniente, vemos que solo tiene una altura disponible: 45 cm desde el suelo. No está mal. Al fin y al cabo, cuando se le quede pequeña pasaremos a un taburete normal porque ya tendrá bastante control para no caerse.

Las dimensiones están bien: la torre hace 38 cm x 40 cm, y de alto son 90, así que como la anterior, nos cabría perfectamente en baño y cocina. Aquí la tienes por si quieres echarle un vistazo:

Torre convertible
Esta torre de aprendizaje no solo sirve para elevar a los niños sino que también se puede plegar para convertirse en un escritorio con silla. Madera de abedul y acabado con pintura al agua. Medidas: 90 cm de alto, 38 m de ancho y 40 cm de profundidad.

3. La torre de aprendizaje más estrecha

Torre de Aprendizaje estrecha
Esta es la torre de aprendizaje más estrechita de todas, ideal para espacios reducidos. Además, se puede plegar. La altura tiene tres ajustes de posición, para adaptarla a la altura de los niños.

Esta es la torre que elegiríamos si nos decantamos por una que sea lo más pequeña posible y con posibilidades de plegarla para que no ocupe demasiado cuando no la usamos. A ver, nuestro piso es bastante pequeño, y no andamos sobrados de espacio, la verdad. Cuando eramos dos íbamos bien, pero ahora, con todos los trastos del peque, ganar 10 centímetros es gloria. Así que esta torre de aprendizaje está entre nuestro top 3.

  • Las medidas del peldaño donde el peque se sube son de 32 x 20. Por un lado creemos que será suficiente, aunque tampoco se podrá mover mucho, pero bueno. Lo que nos gusta es que podemos montar ese piso a tres alturas distintas. La podríamos ir bajando a medida que crece para usarla por más tiempo.

Es una torre plegable porque el escalón de abajo se puede guardar hacia dentro, quedando solo la superficie que corresponde a la torre, unos 35 x 22 cm (no lo ponen exactamente, pero es lo que hemos deducido). El precio es aceptable y en general la vemos segura y estable. Aquí la tienes para que le eches un vistazo:

Torre de Aprendizaje estrecha
Esta es la torre de aprendizaje más estrechita de todas, ideal para espacios reducidos. Además, se puede plegar. La altura tiene tres ajustes de posición, para adaptarla a la altura de los niños.

Nuestra decisión final al comprar una torre de aprendizaje

Tras revisar los pros y contras de cada una, al final nos hemos decidido por la torre convertible:

Torre convertible
Esta torre de aprendizaje no solo sirve para elevar a los niños sino que también se puede plegar para convertirse en un escritorio con silla. Madera de abedul y acabado con pintura al agua. Medidas: 90 cm de alto, 38 m de ancho y 40 cm de profundidad.

Seguramente, si hubiéramos tenido ya una mesa y silla para nuestro peque la decisión hubiera sido otra, pero al no tenerla, nos ha parecido que esta era la torre de aprendizaje más práctica para nosotros. Hemos elegido el modelo en color azul, porque es súper alegre y bonito.

Actualizo cuando nos llegue!

Resultados de comprar la torre de aprendizaje convertible en pupitre

La torre de aprendizaje nos llegó en poco tiempo, 3 días si no recuerdo mal. Fue relativamente fácil de montar (cabe decir que ya teníamos algo de experiencia con los muebles de Ikea, pero el vídeo ayudó mucho!).

A nuestro peque le encantó! Creo que el color elegido ayudó mucho y las ruedas que tiene debajo también. La ve como un juguete más, y de hecho es uno de sus preferidos desde que la tiene en casa. Los primeros días quería estar subido en ella a todas horas! Ahora también, pero ya la usamos con más coherencia. Hemos estado enseñándole a subir y bajar con seguridad, y a entender que tiene que vigilar mucho cuando está subido.

En cuanto al pupitre: genial. No cuesta nada cambiarla de posición «torre» a posición «escritorio«. Solo le pasamos un paño y allí pasa buenos ratos con sus puzzles, sus cuentos, su merienda…

En definitiva, hemos quedado encantados con la compra y con la decisión tomada, verdaderamente esta ha sido la mejor torre de aprendizaje que podíamos comprar.

Te vuelvo a dejar aquí el enlace por si la quieres ver:

Torre convertible
Esta torre de aprendizaje no solo sirve para elevar a los niños sino que también se puede plegar para convertirse en un escritorio con silla. Madera de abedul y acabado con pintura al agua. Medidas: 90 cm de alto, 38 m de ancho y 40 cm de profundidad.

PD: Que haya sido la mejor torre de aprendizaje para nosotros no significa que vaya a ser la mejor para vuestra familia, es cuestión de valorar todos los aspectos. Pero espero que este post te ayude a tomar una buena decisión.